La comunicación en el grupo de música


El resultado de la interpretación de un grupo de músicos no es la simple suma de los talentos individuales de sus miembros. El hecho de que cada uno de sus miembros por separado sea un músico brillante, no implica que el grupo sea igualmente brillante. Seguro que todos conocemos casos de grupos de trabajo (musicales o no) que fracasan a pesar de estar compuestos por personas de gran éxito individual. Esto se debe a que a la hora de trabajar en grupo entran en juego las relaciones sociales, la capacidad de comunicación, o lo que es lo mismo, las habilidades sociales.

Las habilidades sociales son importantes en todos los ámbitos de nuestra vida, ya que son conductas, pensamientos y sentimientos que nos permiten relacionarnos con los demás de forma efectiva. Es en nuestras relaciones con los demás, donde aprendemos las habilidades sociales. De esta forma, unas personas aprenden a ser más habilidosas socialmente que otras, pero todos podemos aprender y mejorar nuestras habilidades sociales.

La importancia de las habilidades sociales radica en que son nuestra principal fuente de bienestar/malestar, influyen sobre nuestra autoestima y propician emociones positivas o negativas. Y todo esto influye en el resultado del grupo ya que para rendir al máximo nivel, es imprescindible propiciar un ambiente en el que la comunicación resulte fácil.  Por lo tanto, el éxito del grupo se verá influido por las habilidades sociales de los miembros que lo componen.

Mejorar nuestra capacidad de comunicación, nuestras habilidades sociales, nos ayudará a trabajar mejor dentro del grupo. Pero ¿qué podemos hacer para mejorar nuestras habilidades sociales?

Aquí os propongo algunos consejos por los que podéis empezar.

1.     Aprende a expresar tus pensamientos, sentimientos y opiniones de manera adecuada, respetando al mismo tiempo los de los demás, para no crear en ellos/as emociones negativas. Todas las personas tenemos derecho a expresarnos, pero no debemos olvidar que también todos tenemos derecho a que se nos respete.
2.    Escucha con atención a las demás personas, mostrando interés a través de tu lenguaje verbal y no verbal, sin interrumpir, sin juzgar a la otra persona y sin desviar tu pensamiento pensando cuál será tu respuesta antes de que termine.
3.    Trata de ponerte en el lugar de la otra persona y comprender cómo se siente. En la medida en que somos capaces de comprender cómo se siente la persona que tenemos delante y de transmitírselo correctamente, podremos ayudarla a desarrollar sus potencialidades y será más fácil que colabore con nosotros.
4.      Haz que la otra persona se sienta importante dentro del grupo. Cada uno tiene su papel, y por lo tanto cada uno es importante. Interésate por los demás, pide sus opiniones, trata de conocerlos…
5.   Habla siempre con respeto y con una actitud positiva hacia ti mismo/a y hacia los demás. Valórate y valora a los demás miembros. Trata de ver los puntos fuertes de cada uno y hazlos saber.
6.  No olvides que cada persona es responsable de su propio comportamiento. No hagas responsables a los demás de tu conducta, ni quieras ser responsable de la conducta de los demás. 

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.